Friday, March 28, 2003

Printer Friendly

EL PROCURADOR GENERAL ABBOTT OBTIENE DICTAMEN JUDICIAL CONTRA FRAUDULENTAS VENTAS DE COMPUTADORAS

AUSTIN - El Procurador General Greg Abbott hoy logró que una Corte de Distrito Estatal emitiera un fallo judicial contra el demandado Diego Vargas Orozco, quien anteriormente manejaba sus negocios bajo el nombre Interactive Educational Services. La compañía radicaba en Dallas, y también desempeñaba sus negocios en Austin.

En la demanda originalmente planteada por la Procuraduría General, fue alegado que el demandado había violado el Acta de Ventas a Domicilio (Home Solicitation Act) y el Acta Contra Prácticas Empresarias Engañosas (Deceptive Trade Practices Act). La demanda acusa al Señor Vargas de haber engañado a consumidores Hispanos, para poderles vender computadoras.

"Este engaño es especialmente desagradable, al tomar en cuenta la forma en que el demandado fríamente trató defraudar a consumidores, basándose en la herencia étnica de tales personas", puntualizó el Procurador Abbott. "En Texas no vamos a tolerar este tipo de conducta, y mi oficina está llevando a cabo los pasos necesarios para darle alto al creciente número de estafas que específicamente tratan engañar a nuestra comunidad Hispana".

Para obtener información sobre potenciales clientes, el Sr. Vargas entregó solicitudes bajo las leyes de transparencia gubernamental (open records law), ante los distritos escolares de Dallas y Austin. En sus peticiones, solicitaba los nombres e información de contacto de los estudiantes. Específicamente pidió, al ser posible, que le fueran entregados solamente los nombres de familias con apellidos Hispanos.

Luego utilizó estos datos para que sus agentes de ventas se pusieran en contacto telefónicamente con las familias. Durante tales llamadas, los agentes falsamente aseguraban que estaban llamando de parte de la escuela en que estaba matriculado el niño. A los padres también se les decía que sería necesario programar una cita para poder hablar sobre el desempeño escolar del niño.

Al reunirse en persona con los consumidores, algunos de los vendedores dieron indicaciones adicionales para dar la impresión de ser representantes del distrito escolar. Asimismo, el "asunto escolar" del cual tales representantes querían hablar, era simplemente una plática de ventas en que le animaban a los padres comprar las computadores y productos pedagógicos ofrecidas por el demandado. Los sistemas de computadoras costaban alrededor de 2,000 dólares cada uno. Sin embargo, ni el Señor vargas ni su compañía estaban afiliadas con el distrito escolar.

Asimismo, el Sr. Vargas y sus empleados violaron el Acta de Ventas a Domicilio, al no informarle debidamente a clientes que contaban con tres días hábiles en que podrían haber cancelado la transacción. Bajo la ley de Texas, un consumidor puede cambiar de idea dentro de tal marco de tiempo para recibir un reembolso de cualquier cantidad que haya pagado, si la venta se llevó a cabo en la residencia de tal cliente.

Bajo el dictamen emitido hoy, el Señor Vargas se ve obligado a pagar 33,266.82 dólares en reembolsos a consumidores, gastos legales, y por la investigación del Estado.