Tome pasos sencillos para evitar las estafas relacionadas con el desastre

Tras el paso del Huracán Ike, la Procuraduría General le recuerda a los texanos que eviten las estafas relacionadas con la limpieza y la recuperación. Al permanecer alertas, los texanos pueden evitar las costosas estafas que suelen surgir después de un desastre natural.

Algunos estafadores se harán pasar por representantes de organizaciones caritativas que benefician a las víctimas de la tormenta. Los texanos con quienes se contacten y les pidan que donen a una organización caritativa deben verificar el propósito de la organización y pedir folletos u otra literatura que describa los esfuerzos de ayuda de la organización.

Enlace para los medios de información

Cartel: Cuando ocurre un desastre de la naturaleza

(en español o inglés)

Los dueños de casas deben revisar su póliza de seguro para determinar qué daños a la propiedad están cubiertos. Los dueños de viviendas deben tener mucho cuidado con los contratistas que van de puerta en puerta ofreciendo reparaciones a la vivienda o al techo. El trabajo de estas personas a menudo es hecho sin cuidado y es demasiado caro. En algunos casos, exigen pago por adelantado y se van con el dinero del dueño sin hacer las reparaciones prometidas.

Los texanos también deben tener cuidado con vehículos que sufrieron daños por el agua. Antes de acordar comprar un auto nuevo de las concesionarias del área afectada por Ike, los consumidores deben buscar en la alfombra o en la guantera señas de que el auto estuvo bajo el agua.

Los texanos también deben estar pendientes de estafadores que se hacen pasar por trabajadores de agencias gubernamentales. Las personas que se hacen pasar por funcionarios de gobierno pueden tratar de obtener números de cuentas bancarias o efectivo de los residentes afectados. Antes de proporcionar información personal a alguien que dice ser funcionario de gobierno, los texanos deben insistir en ver la identificación adecuada.

Los consumidores deben mantener registros escritos y recibos de transacciones posiblemente fraudulentas. Si hablar directamente con el proveedor del servicio no resuelve la disputa, los texanos deben llamar gratis a la Línea Especial de la Procuraduría General de Quejas del Consumidor al (800) 252-8011. Hay personal disponible para atenderles de las 7 a.m. a las 7 p.m. Si tienen servicio de Internet disponible, los consumidores pueden presentar una queja escrita en línea en www.texasattorneygeneral.gov.

La declaración de desastre otorga a la Procuraduría General más autoridad de cumplimiento bajo la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas. Esta autoridad protege a los texanos prohibiendo los precios exorbitantes sobre las necesidades básicas como el agua para beber, los alimentos, las baterías y los generadores.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuraduría General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patrón de quejas justificando intervención, la Procuraduría General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protección al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compañía debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra página Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es engañado por un defraudador, el proceso de protección al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compañía, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escrúpulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnización.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicción de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan rápido como lo hayan robado. Una persona que ha sido víctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de policía o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y así no ser engañado en primer lugar. Por esta razón, la Procuraduría General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a través de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.

Revised: